Si estás pensando en hacerte un tratamiento de implantes dentales en Oviedo porque quieres mejorar el aspecto de tu sonrisa, o simplemente quieres saber más acerca de las diferentes opciones que existen en el mercado sobre estética dental avanzada, el siguiente post es para ti. Hablaremos sobre los dos tratamientos de estética más conocidos de la última década: la ortodoncia invisible o Invisalign y la tradicional, también conocida como "brackets".

Ambas alternativas tienen la función de corregir la posición de los dientes, ya sea por motivos médicos y de funcionalidad como por una simple mejora a nivel estético de nuestra sonrisa.

Cuando vayas a informarte sobre los tratamientos de implantes dentales en Oviedo, te podrán explicar que la ortodoncia invisible es la opción ideal para aquellas personas que hayan decidido corregirse la sonrisa a una edad más avanzada, ya que es totalmente transparente y nadie se dará cuenta de que la llevas. Es un tratamiento apto para cualquier tipo de sonrisa, excepto casos muy extremos que precisen cirugía, además de ser totalmente indoloro. La principal ventaja que presenta frente al método más tradicional es su adaptabilidad, es decir, el paciente podrá ponerse y quitarse la férula siempre que lo necesite, además de poder comer y cepillarse los dientes sin tener que llevarla puesta.

La ortodoncia clásica está compuesta por una combinación de alambres y ligaduras metálicas que se fijan a los dientes, sin poder ser retirados durante meses, lo cual supone un grado de incomodidad mayor y problemas en la higiene dental diaria al no poder cepillarnos los dientes con total libertad. Esta opción es la más escogida por los profesionales para niños, ya que controlan mejor los progresos.

Desde Enrique R. Rosell creemos en la importancia de informar a los pacientes de todas las características de un tratamiento, de manera que cuando lo escojan, sean más conscientes de su elección y sus beneficios.