Como clínica dental especializada en implantes dentales en Oviedo, aconsejamos este tratamiento cuando se ha perdido una o varias piezas dentales, por las ventajas que puede ofrecer, dependiendo del caso, frente a otros tratamientos. 

Seguramente ya sabrás que los implantes dentales consisten en raíces artificiales colocadas en el hueso maxilar que sustituyen o simulan la raíz de una pieza dental perdida. 

La primera ventaja consistiría en que son permanentes y duraderos: se trata de una solución fija y sus cuidados son idénticos a los de los dientes naturales. Tienen una alta capacidad para durar mucho tiempo, años, e incluso toda la vida.

También debes tener en cuenta que las piezas dentales tienen una tendencia natural a moverse, por lo que es normal que ante la falta de una de ellas el resto tienda a inclinarse y modificar su posición. Por lo tanto, un implante dental ayudaría a que esto no ocurriera y todas las piezas dentales mantendrían su posición original.

Es importante recalcar que los implantes dentales en Oviedo ayudan a conservar el hueso. Una pérdida de una pieza dental puede ocasionar una reabsorción del soporte óseo que contenía esa pieza. Esto sucede debido a la ausencia de la raíz del diente. La colocación de un implante dental impide que esto ocurra ya que el tornillo que se inserta en el maxilar sustituye la función de la raíz de la pieza dental natural.

Al final, son muchas las ventajas en comparación con los riesgos o desventajas, que son mínimos.

Por todo ello, desde la Clínica Dental Dr. Rosell esperamos que esta información te haya resultado de utilidad a la hora de tomar una decisión sobre los tratamientos con implantes dentales. Si no hemos resuelto todas tus dudas, consúltanos sin compromiso.