Los pacientes que buscan someterse a un tratamiento de implantes dentales en Oviedo son muy diversos y cada uno presenta unas peculiaridades concretas que deben tenerse en cuenta. Tal es el caso de las mujeres embarazadas. En este post trataremos de resolver todas aquellas dudas que el embarazo puede traer consigo.

En primer lugar, y aunque los implantes dentales en Oviedo son un tratamiento completamente seguro, es cierto que el embarazo repercute en la salud dental de las pacientes. Son frecuentes los problemas de encías debido a que las variaciones en los niveles hormonales producen sangrado e inflamación de las mismas. También es habitual, especialmente durante las primeras semanas de embarazo, la presencia de vómitos recurrentes. Esto puede ser un problema dado que al pasar a la boca el ácido del estómago debilita el esmalte dental y puede aumentar el riesgo de caries.

A la hora de iniciar un tratamiento de implantología, siempre es conveniente que la boca se encuentre lo más sana posible y es necesario solucionar aquellos problemas previos. Como ves, la situación de la paciente embaraza no suele ser la mejor para iniciar el tratamiento de implantes, por lo que siempre se suele recomendar posponerlo a después del parto.

Además, este tratamiento requiere la toma de imágenes del paciente mediante radiografías. Es cierto que la radiación que se usa en estas pruebas es muy pequeña y está orientada a la zona bucodental, por lo que no supone un riesgo para el feto, pero no deja de ser un elemento más a tener en cuenta.

En definitiva, la implantología no supone un peligro para la embaraza, pero las condiciones de salud bucodental en estos casos no suelen ser las óptimas para iniciar el tratamiento. Desde nuestra clínica Enrique R. Rosell te animamos a ponerte en contacto con nosotros. No dudes en venir a visitarnos.